Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

Secciones
Usted está aquí: Inicio News La compatibilidad alélica HLA-C tiene un efecto beneficioso en la evolución del trasplante hepático a corto plazo

La compatibilidad alélica HLA-C tiene un efecto beneficioso en la evolución del trasplante hepático a corto plazo

La compatibilidad alélica HLA-C tiene un efecto beneficioso en la evolución del trasplante hepático a corto plazo

Dra. Álvarez, jefa de grupo CIBERehd

El estudio de la Revista Transplantation: “HLA-C matching and liver transplants: donor-recipient genotypes influence early outcome and CD8+KIR2D+ T-cells recuperation”, encabezado por la Dra. María del Rocío López-Álvarez del grupo CIBERehd de Inmunología e Inmunotolerancia en Trasplante del Hospital Universitario Virgen de la Arrixaca dirigido por la Dra. Álvarez confirma que la compatibilidad alélica HLA-C tiene un efecto beneficioso en la evolución del trasplante hepático a corto plazo.


La compatibilidad de antígenos HLA favorece la buena aceptación de injertos, pero su papel en trasplante hepático sigue siendo contradictorio. De hecho, este tipo de injertos pueden ser aceptados en ausencia de compatibilidad HLA, e incluso ésta puede influir negativamente en la evolución del trasplante. Recientemente, se ha sugerido que los alelos del locus HLA-C pueden ejercer cierta influencia en la aceptación de injertos hepáticos, en virtud de su función como ligandos naturales para receptores KIR (del inglés, Killer Immunoglobuline-like Receptors), expresados en la superficie de células NK y de ciertos subtipos de linfocitos T, principalmente CD8+. La capacidad de las moléculas HLA-C para actuar como ligandos de receptores KIR viene determinada por el dimorfismo que presentan estas moléculas en la posición 80 de la hélice α-1, según el cual los alelos del locus HLA-C se pueden clasificar en dos grupos, C1 y C2. La unión HLA-ligando KIR puede desencadenar una señal inhibidora de la función citolítica de las células que los expresan y, quizás, de células adyacentes, lo que puede, finalmente, derivar en una inhibición de las células con capacidad litica dirigida contra el órgano injertado y, por tanto, en una mejor aceptación del injerto.

La posible influencia del locus HLA-C sobre la aceptación del injerto hepático a corto o medio plazo y sobre el repertorio de células T CD8 KIR2D+, se analizó en una muestra de 431 trasplantes, en los que se realizó el tipaje HLA-C por técnicas de PCR-SSO. Además, en un subgrupo de 142 receptores de aloinjerto hepático se monitorizaron las poblaciones de linfocitos T CD8+KIR2D+ en sangre periférica durante el primer año postrasplante mediante citometría de flujo. Los trasplantes se clasificaron en función de la aparición o no de episodios de rechazo agudo como grupos RA y NRA respectivamente, y en función del genotipo HLA-C de los donantes y los receptores del injerto hepático como homocigotos C1, homocigotos C2 o heterocigotos C1C2.

Un primer resultado de este estudio fue la observación de que la compatibilidad alélica HLA-C favorecía la aceptación del injerto hepático, pues el porcentaje de rechazo agudo se incrementaba de manera significativa en aquellos trasplantes realizados entre individuos completamente incompatibles para HLA-C. En segundo lugar, al considerar los grupos definidos por el dimorfismo HLA-C, se observó que los injertos procedentes de donantes heterocigotos C1C2 eran mejor aceptados por los pacientes homocigotos C1, que a su vez experimentaban una expansión progresiva de las poblaciones de linfocitos T CD3+CD8+KIR2D+ después del trasplante. En cambio, los pacientes homocigotos C2 presentaban la tasa de rechazo agudo más alta y las poblaciones de linfocitos T CD8+KIR2D+ no aumentaban significativamente tras el trasplante.

Por consiguiente, el trabajo confirma que la compatibilidad alélica HLA-C tiene un efecto beneficioso en la evolución del trasplante hepático a corto plazo y a su vez demuestra que la heterocigosidad HLA-C en el donante condiciona diferencialmente la alorrespuesta en pacientes homocigotos para C1 o para C2. Más aún, la mayor recuperación del repertorio de células T CD3+CD8+KIR2D+ en individuos homocigotos para C1 que mostraron buena aceptación del injertos (grupo NRA), sugiere una implicación de estas poblaciones celulares en el especial desarrollo de tolerancia en trasplante hepático.

 

Videos